Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Tener un blog multilingüe es una estrategia fundamental para posicionar una empresa como referente en su mercado, llevar tráfico a la web y conseguir clientes en cualquier país del mundo.

 

Muchas veces, en el intento de alcanzar un público mayor en distintas partes del mundo, las empresas cometen varios errores que hacen perder toda la credibilidad y elegancia de su blog cuando lo traducen a otros idiomas.

 

Te contamos cuáles son los 4 errores más frecuentes a la hora de traducir un blog:

 

1. Traductores automáticos

Puede parecer una solución barata a corto plazo, pero a la larga, lo único que conseguirás es que te de problemas. Una mala traducción de tu blog no solo desprestigia tu marca, sino que hace que Google te penalice en su buscador ya que detectará que el contenido no es interesante para el lector.

SOLUCIÓN:

Si quieres crear un blog en varios idiomas, mejor contrata un servicio de traducción. Si además tu empresa pertenece a un sector muy específico que requiere conocimientos extra, asegúrate de que quien traduzca el texto sea un traductor especializado en la materia.

 

2. Posts en dos idiomas

Desafortunadamente, es bastante común ver un mismo post de blog en dos o más idiomas. Esto es un gran error porque creas confusión y haces menos visual el post. Además, de cara al SEO o posicionamiento en Google juntar dos idiomas perjudica a la valoración del post. Por lo que lejos de posicionarte en dos idiomas distintos, te penalizarán.

SOLUCIÓN:
Recomendamos que los idiomas del post estén en sitios diferenciados e independientes. Queda más ordenado y menos confuso si ofreces una barra de selección de idiomas. En el caso de WordPress existen plugins como WPML que te permitirán añadir diferentes idiomas a tu página.

 

3. Títulos en inglés y posts en español

Otra tendencia de algunos blogs es poner títulos en inglés y redactar el resto del contenido en español. En ciertas ocasiones además, las categorías también están en inglés.

Esto es perjudicial para tu posicionamiento. Los buscadores lo primero que quieren determinar es el idioma de tus textos para mostrarte en el país que corresponda, por lo que alternar los idiomas hará empeorar tus resultados, además de causar desconcierto en el lector. Ten en cuenta que el título de un post es determinante para que un lector siga leyendo o se marche a otra web.

SOLUCIÓN:

Asegúrate de mantener una coherencia de idioma. Revisa que todo el contenido del post y enlaces relacionados están en el mismo idioma y asegúrate de redactar titulares que capten la atención del lector.  

 

4. Traducir a más idiomas de los que necesitas

 

Tener un blog en varios idiomas supone mantener un buen sistema de posicionamiento, alimentar cada idioma con contenidos actualizados y diversificar tu tiempo. A veces menos es más. No por tener tu blog en 20 idiomas vas a vender mejor. 

SOLUCIÓN:

Desde Berba te recomendamos traducir solo tus contenidos a idiomas donde tu empresa tenga presencia o un interés concreto. Es mejor tener más contenidos en menos idiomas que muchos idiomas y poco contenido. 

 

Conclusión

Tener un blog en varios idiomas es una ventaja siempre y cuando cuides tus traducciones y contenidos. Diferencia muy bien tu blog por idiomas y no los mezcles. Si lo haces bien, Google y el resto de buscadores te premiarán posicionándote mejor en sus resultados y tu público creará una conexión especial con tu empresa. 

Si tienes interés en traducir tu blog, en Berba podemos ayudarte. Pídenos información o un presupuesto sin compromiso a info@berba.net

 

¿Quieres internacionalizar tu negocio?

Aprende las habilidades y las herramientas que te ayudarán a vender en el extranjero.